Contacto: 52115968 | [email protected]

Login

¿Para qué sirven los multivitamínicos?

La suplementación con vitaminas y minerales incide de manera positiva sobre el funcionamiento mental y físico. La deficiencia de micronutrimentos trae como consecuencia una falta de bienestar y cansancio, lo cual también afecta la concentración y la atención. A continuación te explicamos ¿Para qué sirven los multivitamínicos?

¿Para qué sirven los multivitamínicos?

Hace más de dos siglos se demostró la existencia de ciertas enfermedades debido a la carencia de algunos elementos en la dieta. Por ejemplo, el médico escocés James Lind estableció en 1793 que el escorbuto (carencia de vitamina C (ácido ascórbico), podía prevenirse si se agregaba fruta fresca a la dieta.

Pero la importancia del descubrimiento de las enfermedades por deficiencia dietética tomó mayor importancia a fines del siglo XIX, cuando el médico holandés Christian Eijkman se interesó en el Beriberi (enfermedad de los nervios periféricos producida por una deficiencia de tiamina o por la incapacidad de asimilar esta sustancia), padecimiento que, según se comprobó años más tarde, era causado por la ausencia en la dieta de un factor presente en la cáscara del arroz. [Si te interesa este tema pero no tienes mucho tiempo de leer, escucha el podcast: Episodio 005 – 10 beneficios de una buena nutrición]

Fue hasta principios del siglo XX cuando el químico polaco Casimir Funk observó que las levaduras eran tan efectivas como los extractos de la cáscara del arroz para curar el Beriberi. Así que preparó un concentrado; del cual administraba dosis de 20 mg para aliviar el padecimiento. A estas sustancias las llamó vitaminas.

Las vitaminas

Son compuestos orgánicos que el organismo necesita en pequeñas cantidades con el fin de realizar funciones específicas, dicho en otras palabras, son una especie de “ayudantes” de los procesos orgánicos. El organismo sólo sintetiza algunas de éstas, por eso debemos obtenerlas de los alimentos. [Te recomendamos leer también: Mejora tu alimentación y ayuda a tu cuerpo a mantenerse en forma]

Las vitaminas pueden ser hidrosolubles (solubles en agua), como la C y los componentes del complejo B: tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico, (B5) piridoxina (B6), ácido fólico (B9) y vitamina B12. También las hay liposolubles (solubles en grasas), como las vitaminas A, D, E y K. [Seguro te interesará leer: ¿Qué grasas son saludables?]

A continuación una breve descripción de las vitaminas más conocidas:

  • Vitamina A Retinol. Es un antioxidante que mejora la resistencia contra ciertas enfermedades. Ayuda a mantener saludables los ojos, el pelo, los dientes, las encías y las membranas mucosas. Está involucrada en el metabolismo de la grasa y la producción de los glóbulos blancos.
  • Vitamina D (3 formas: Calcitriol, Ergocalciferol, Colecalciferol).
    En presencia de la luz ultravioleta se sintetiza en la piel. Importante para la formación y el mantenimiento de huesos y dientes. Interviene en la absorción y metabolismo del calcio, en la contracción muscular y la respuesta inmune.
    Vitamina E Alfa Tocoferol. Tiene propiedades antioxidantes. Mantiene en buen estado la piel y los músculos, así como la función adecuada de los nervios. Ayuda en la formación de los glóbulos rojos y a la utilización de la vitamina K.
  • Vitamina K Fitomenadiona. Contribuye a la coagulación de la sangre y a la calcificación ósea.
  • Vitamina B1 Tiamina. Interviene en el metabolismo de los carbohidratos y en la formación de la sangre; estimula la circulación y es responsable de mantener el tono muscular del estómago, intestinos y corazón. Muy importante para el buen funcionamiento del cerebro y las neuronas. Básica para el crecimiento y la digestión.
  • Vitamina B2 Riboflavina. Es fundamental en el procesamiento de las grasas, en la conversión de los carbohidratos en energía, en la activación de la vitamina B6 y el ácido fólico.
  • Vitamina B3 Niacina ó Ácido Nicotínico. Precursor del (Dinucleótido de Nicotinamida Adenina) NAD y Nicotinamida Adenina Dinucleótido fosfato (NADP), que intervienen en las reacciones para obtención de energía en las células a partir de los alimentos. También es precursora de hormonas esteroideas (derivadas del colesterol) en el cuerpo.
  • Vitamina B5 Ácido Pantoténico. Precursor de la coenzima A, transportadora de átomos de carbono en la célula y muy importante para la respiración celular.
  • Vitamina B6 Piridoxina. Interviene en el metabolismo de aminoácidos, glucógeno y de los ácidos grasos esenciales.
  • Vitamina B8 Biotina. De gran importancia para el crecimiento y la duplicación celular. Interviene en las reacciones de carboxilación para la obtención de energía en las células durante la respiración aeróbica. Ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre.
    Vitamina B9 Ácido Fólico. Esencial para la maduración normal de los glóbulos rojos provenientes de la médula.
  • Vitamina B12 Cianocobalamina. Participa en el metabolismo de aminoácidos y del tejido nervioso. Se relaciona con el crecimiento.
  • Vitamina C Ácido Ascórbico. Tiene que ver con el metabolismo de los aminoácidos. Importante en las respuestas inmunológicas, cicatrización de heridas y reacciones alérgicas.

¿Falta de vitaminas?

Las vitaminas son precursoras de las coenzimas, una molécula que forma parte de algunas enzimas (sustancias que aceleran reacciones químicas en el organismo). A la carencia de vitaminas se le denomina avitaminosis (no hipovitaminosis), y al exceso se le conoce como hipervitaminosis. Tanto la carencia como el exceso de vitaminas producen síntomas en el organismo, algunos deseables y otros indeseables, por lo que es muy importante asegurarnos de la correcta ingestión de todas las vitaminas que el organismo requiere. [Te recomendamos leer: La importancia de los carbohidratos, las grasas y las proteínas]

La deficiencia de vitaminas puede producir trastornos más o menos graves, según la carencia, pudiendo incluso provocar la muerte. Existen grupos científicos que alegan que es muy difícil llegar a una avitaminosis, pues aseguran que los alimentos las contienen, por otro lado, existen grupos que comentan que debido a las actuales técnicas de cultivo, las frutas y verduras carecen de las cantidades adecuadas de vitaminas para cubrir las necesidades de nuestro organismo.

La realidad, es que con mayor frecuencia encontramos en la población en general, síntomas que nos recuerdan aquellos derivados de la carencia de ciertas vitaminas (dermatitis, depresión, cansancio crónico, piel reseca, ceguera nocturna, problemas respiratorios, etcétera), por lo que se ha hecho cada vez más común la ingestión de multivitamínicos, que al parecer ayudan a aliviar dichas molestias.

Nutrición o medicina ortomolecular

Se ha desarrollado una estrategia terapéutica conocida como “Nutrición o medicina ortomolecular” que busca mejorar las funciones del organismo. Esto mediante el uso balanceado de vitaminas y minerales, entre otros nutrimentos, y que ha logrado aliviar muchas de las molestias que la población ha presentado actualmente.

La medicina ortomolecular es definida como el establecimiento de la constitución molecular óptima, especialmente de las sustancias que están normalmente presentes en el cuerpo, con el propósito de tratar la enfermedad y preservar la salud. Linus Pauling propuso el término “medicina ortomolecular” en 1968 en la revista Science. En medicina (o nutrición) ortomolecular, se considera que las enfermedades son causadas por desequilibrios bioquímicos que son corregibles mediante la administración de los nutrimentos adecuados en el momento correcto. Estas deficiencias, se cree, originan aberraciones bioquímicas, cuya acumulación dan lugar a los síntomas y signos, de los cuales se sigue la percepción de un estado de enfermedad. Algunas enfermedades clínicamente evidentes se pueden describir como conjuntos difusos de anomalías bioquímicas. [Las vitaminas es un buen tema, así como hablar de proteínas, si te gusta el tema entonces también escucha el podcast: Episodio 029 – Qué alimentos son ricos en proteínas]

La principal fuente de vitaminas son los vegetales crudos.

Por ello, hay que igualar o superar la recomendación de consumir unas cinco raciones de vegetales o frutas frescas al día.

Para evitar los procesos que produzcan pérdidas de vitaminas en exceso:

  • Evitar cocinar los alimentos en exceso, a mucha temperatura o durante mucho tiempo.
  • Vaciar los alimentos que se vayan a cocer en agua hirviendo, en lugar de llevar el agua a ebullición con ellos dentro.
  • Evitar que los alimentos sean procesados (cocinados, troceados o exprimidos), mucho tiempo antes de su consumo.
  • La piel de las frutas o la cáscara de los cereales contiene muchas vitaminas, por lo que no es conveniente quitarla.
  • Elegir de manera cuidadosa los vegetales. Mejor calidad redunda en un mayor valor nutritivo.
  • El vaporizado del arroz consigue que las vitaminas y minerales de la cáscara se peguen al corazón del arroz y no se pierda tanto al quitar la cáscara.  El arroz con cáscara tiene 5 veces más vitamina b1 (y otras vitaminas) que el que está pelado.
  • Los procesos industriales, normalmente suelen destruir las vitaminas, pero alguno puede ayudar a que se reduzcan las pérdidas:
  • La congelación produce pérdidas en la calidad de las moléculas de algunas vitaminas inactivando parte de ellas. Es mejor consumir los alimentos 100 % frescos.
  • Los procesos de esterilización Ultra Hight Temperature (UHT) se basa en utilizar altas temperatura (135-150ºC, durante 1 y 3 segundos). Por lo que son muy rápidos y evitan un exceso de pérdidas de vitaminas. A diferencia de un proceso más lento que bien puede neutralizar el efecto de algunas enzimas destructoras de vitaminas como las que se encuentran dispersas en el jugo de naranja.
  • Aunque la mayoría de los procesos en los alimentos perjudica el contenido vitamínico. Algunos procesos biológicos pueden incrementar el contenido de vitaminas, por ejemplo:
  • La fermentación del pan, quesos u otros alimentos.
  • La fabricación de yogur mediante bacterias.
  • El curado de jamones y embutidos.
  • El germinado de semillas para ensaladas.

Una manera óptima para mantener nuestro organismo en óptimas condiciones, consiste en tener un adecuado ejercicio, descanso, nutrición balanceada y complementación mediante multivitamínicos que aseguren la adecuada obtención de nutrimentos y energía a partir de los alimentos que consumimos. Es importante seguir las instrucciones del fabricante para evitar subdosificaciones o sobredosis de las vitaminas liposolubles. [¿Te gustó el tema? Entonces escucha el podcast: Episodio 007 – 6 datos que debes saber sobre los suplementos que ayudan a metabolizar las grasas]

¿Quieres conocer más sobre el tema? Checa nuestro curso Principios de Nutrición Aplicada al Culturismo y Deporte y nuestro Diplomado de Nutrición Aplicada al Culturismo y Deporte.

Recuerda: para alcanzar el éxito acércate a la Educación Deportiva.

diciembre 6, 2017

1 respuestas en¿Para qué sirven los multivitamínicos?"

  1. Ante todo mil gracias por toda la información aquí expuesta. Me es muy interesante el descubrir el modo, en el que los balances quimicos equilibrados en el organismos se les es directamente vinculados con el estado DE salud y de ánimo de la persona. Además, sinceramente de serme coherente y correlación, creo que sirve de orientación para ser conscientes en todo lo posible sobre nuestra alimentación y el estilo optimo de vida. Existen libros y documentos que desarrollan y evolucionan estas ideas, creo que el descubrirlos, es un modo de mejorar mi vida y la de los de mi alrededor. Mil gracias.

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AMEDWEB
X