Icono del sitio AMED

La prueba del habla: una herramienta fitness subestimada para entrenadores personales

La prueba del habla: una herramienta fitness subestimada para entrenadores personales

En la actualidad existen un sinfín de opciones tecnológicas de las que podemos disponer, cuando se trata de medir los niveles de intensidad durante el ejercicio, pero la tecnología a veces requiere de una curva de aprendizaje, y esto puede ser caro.

Mientras estos productos proporcionan toneladas de información útil para entrenadores y entrenos por igual, una de las formas sin equipo más simples y baratas de probar el nivel de intensidad de tus entrenos durante el ejercicio es llevar a cabo la prueba del habla.

¿Qué es la prueba de habla?

La prueba del habla es una prueba aeróbica que mide la habilidad que tiene el entreno para hablar o mantener una conversación durante cualquier actividad en varios niveles de intensidad. Qué tan bien (o no) puede el entreno mantener una conversación nos  brindará información valiosa sobre qué tan duro está trabajando.

Realizar la prueba es muy simple. Mientras el entreno está llevando a cabo su modo preferido de ejercitarse, tú puedes preguntarle algo que requiera una respuesta con oraciones completas.

Hacer esta prueba tampoco tiene que ser un proceso formal. Durante las sesiones de entrenamiento, es natural mantener una conversación con nuestros entrenos sobre los problemas relacionados con la salud o sobre sus vidas personales. Preguntar algo normal como “¿Cómo ha ido la nutrición esta semana?” puede brindarnos una oportunidad para escuchar sus respuestas y también medir qué tan duro han estado trabajando hasta ese momento.

Casos en los que se usa la prueba de habla

La prueba de habla viene muy bien en cualquier momento que quieras medir rápidamente la intensidad de cómo tu entreno ha estado trabajando. La intensidad se refiere al nivel de exigencia que se le impone al cuerpo en una actividad determinada. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (2015), se les recomienda a los adultos hacer ejercicio con una intensidad moderada por 150 minutos por semana para la salud general. Si el entreno quiere mejorar su estado físico y su condición, una mezcla de intensidad moderada y alta de ejercicio por un total de 75 minutos por semana puede ayudarle mucho.

¿Cuáles son los tres niveles de la prueba de habla?

La prueba de habla se puede medir en tres niveles de intensidad: bajo, moderado y alto.

Intensidad baja: si el entreno puede hablar fácilmente en oraciones completas con pequeñas o nulas pausas por respiración, ellos están trabajando a una intensidad baja. Piensa en cómo suena sentarse y charlar con un amigo. Ese es un buen ejemplo para saber cómo sonaría la actividad en intensidad baja.

Intensidad moderada: cuando el entreno está trabajando a una intensidad moderada, su respiración se volverá más audible, pero seguirá siendo capaz de mantener una conversación. Si alguna vez has ido a caminar a paso ligero con un amigo, es probable que puedas seguir charlando, pero tu respiración será más intensa que si sólo te sientas a hablar.

Intensidad alta: si el entreno sólo puede decir una o dos palabras entre bocanadas de aire, entonces está trabajando a una intensidad alta. 

¿Cuáles son los beneficios de la prueba de habla?

Hay muchos beneficios que resultan de usar la prueba de habla para medir qué tan duro trabajan tus entrenos:

Pruebas similares a la prueba de habla

Además de la prueba de habla, existen otras pruebas libres de equipamiento para medir los niveles de intensidad. Dos de estas pruebas son el método de la tasa de esfuerzo percibido y la prueba del umbral de ventilación.

El método de la tasa de esfuerzo percibido (RPE) te permite preguntarle a tu entreno qué tan intenso se siente el ejercicio para ellos en la escala del 1 al 10, siendo 1 muy ligero y 10 el esfuerzo máximo. Esto te brinda información subjetiva sobre cómo se sienten tus entrenos durante el ejercicio y no sólo sus respuestas psicológicas ante la demanda de esfuerzo.

Las pruebas del umbral de ventilación (VT1 y VT2) son pruebas incrementales llevadas a cabo en cualquier pieza de equipamiento de cardio que gradualmente progresa en nivel de intensidad mientras usa la prueba de habla para determinar el momento en el que el metabolismo del cuerpo sufre un cambio significativo (alterando el porcentaje de carbohidratos y grasas que son quemados como combustible cuando se compara con el resto). Esta prueba tiene dos niveles: VT1 y VT2.

Durante la VT1, la respiración es audible y el entreno lo siente incómodo y desafiante. En este punto, el entreno usa partes iguales de carbohidratos y grasas como fuentes de energía, y los sistemas de energía aeróbica están funcionando. Esta prueba es aceptable para ejercer con la mayoría de los entrenos.

Durante la VT2, se mide la capacidad de los entrenos para soportar un nivel de intensidad alto, y el entreno incrementará la intensidad hasta que no sea capaz de hablar. Mientras entrenan con VT2, la glucosa es la fuente de energía principal para la actividad, y los sistemas de energía anaeróbica trabajan a toda velocidad. La prueba de VT2 es la mejor para los entrenos con metas de desempeño, es decir, aquellos que tienen un buen control postural y central.

En síntesis, si necesitas una manera fácil, rápida y barata de medir qué tan duro trabajan tus entrenos durante sus sesiones, ¡la prueba de habla es una herramienta genial para aplicar en cualquier momento!

Salir de la versión móvil