Contacto: +52 55 4404 9942 | web@amedweb.com

Iniciar Sesión

El plato del bien comer

El plato del bien comer. ¿Has oído hablar del plato del bien comer? ¿Te gustaría saber cómo incluirlo en tu dieta diaria? ¡No lo pienses más!. Sigue leyendo esta breve información y sal de dudas de una vez.


El plato del bien comer

Los nutrimentos se obtienen de distintos alimentos, ya que no están distribuidos de manera homogénea en ellos. En cada alimento predomina uno u otro, de ahí la importancia de seguir una dieta variada y equilibrada. Los alimentos son sustancias necesarias para el mantenimiento de los procesos que ocurren en el organismo y para la reparación de las pérdidas que constantemente se producen en él. No existe ningún alimento completo, por ello en la dieta se deben incluir una diversidad de alimentos que hagan que ésta sea lo suficientemente rica como para poder mantener funcionando de manera correcta el organismo.

La desigual distribución de nutrimentos ha llevado a clasificar a los alimentos en grupos, de acuerdo con su afinidad nutritiva o a la principal función que desempeñan. Éstos se encuentran en El Plato del Bien Comer, la representación gráfica propuesta para México en el proyecto de Norma Oficial Mexicana para brindar orientación de acuerdo con las necesidades y características de los mexicanos, es decir, contiene alimentos que se acostumbran comer en México.

Existen tres grupos de alimentos, agrupados según el contenido de nutrimentos que aportan:

  • Grupo 1: Verduras y Frutas. Aportan principalmente agua, vitaminas y fibra, además dan color y textura en nuestra dieta. Algunos ejemplos son: manzana, guayaba, ciruela, apio, brócoli, zanahoria, jícama, etcétera.
  • Grupo 2: Cereales y tubérculos. Principalmente aportan energía, fibra, vitaminas y minerales a la dieta. Algunos ejemplos son: tortilla, galletas, pan, pastas, arroz, cereales, maíz, papa, camote, etcétera.
  • Grupo 3: Leguminosas y alimentos de origen animal. Este grupo aporta principalmente proteínas y grasa. Las leguminosas aportan energía con su contenido de aceite, proteínas de origen vegetal, fibra, hierro y vitaminas. Ejemplo: frijoles, alubias, lentejas, habas, soya, etcétera. Por su parte, los productos de origen animal aportan proteínas, hierro, vitaminas y el contenido de grasa varía según el alimento. También se encuentran la leche y sus derivados que, además de proteínas, aportan calcio y vitaminas.

Uno de los mensajes centrales de El Plato del Bien Comer recomienda que en cada comida, se incluya por lo menos un alimento de cada uno de los tres grupos y que, de una comida a otra o por lo menos de un día a otro, se cambien los alimentos utilizados en cada grupo. Sugiere también comer muchas frutas y verduras, suficientes cereales, pocos alimentos de origen animal y la combinación de cereales y leguminosas.

Es importante aclarar que ningún grupo tiene mayor importancia que otro, pero si faltara alguno en la dieta por un tiempo prolongado, probablemente se generarían deficiencias incompatibles con la salud y la vida.

septiembre 24, 2021
X