Contacto: +52 55 4404 9942 | web@amedweb.com

Iniciar Sesión

ESTRATEGIAS PARA AUMENTAR EL COMPORTAMIENTO DE LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL DE LOS ATLETAS

ESTRATEGIAS PARA AUMENTAR EL COMPORTAMIENTO DE LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL DE LOS ATLETAS

Seguramente como entrenador de fuerza alguna vez te has preguntado cómo puedes aumentar el rendimiento de tus atletas, o inclusive siendo atleta puedes preguntarte cómo comenzar a aumentar tu propio rendimiento mediante estrategias de liderazgo. Además, estas estrategias  te permitirán proyectarte como un líder ante tus compañeros de equipo o de gimnasio.

Los entrenadores de fuerza y acondicionamiento (EFA) pueden aumentar el rendimiento de sus atletas y la cohesión del equipo al alentar a sus atletas a asumir responsabilidades de liderazgo durante las sesiones de entrenamiento.

Usualmente el liderazgo en el deporte proviene de entrenadores y atletas con roles de liderazgo formales[1]. Sin embargo, recientemente los investigadores han destacado la mayor dependencia de los atletas en un liderazgo informal de sus compañeros de equipo [[2]][[3]].

Entendemos a un líder informal como una persona que dentro de un equipo no tiene un rol de liderazgo formal u oficial[4] o sea, no es entrenador ni capitán, pero su comportamiento hace que sus compañeros lo vean como un líder. Este tipo de actitudes han sido identificadas como comportamientos de líderes efectivos [[5]][[6]][[7]]. Esto debido a que los líderes informales pueden proporcionar motivación adicional, instrucción y retroalimentación, así como consideración individual y apoyo social[8].

Ya que tenemos el contexto podemos llegar al punto del liderazgo transformacional, que es una teoría del liderazgo donde un líder trabaja con equipos para identificar las necesidades de cambio, creando una visión para guiar el cambio a través de la inspiración y ejecutandolo en conjunto con miembros comprometidos de un grupo. Lo que revisaremos en este artículo específicamente, es la forma en que un EFA puede promover la expresión de estos comportamientos transformadores por parte de todos sus atletas para facilitar el liderazgo efectivo, ya sea formal o informal.

CONDUCTAS DE LIDERAZGO EFICACES.

Los comportamientos de los líderes pueden afectar a los demás de muchas maneras, incluidas las autopercepciones, las creencias y las actitudes, así como la motivación y el rendimiento [9]. Es por ello que, a través de estas relaciones, los líderes eficaces crean, motivan, aseguran, consuelan y apoyan a los demás[10]. Hay 3 tipos de comportamientos de liderazgo transformacional que se pueden practicar tanto dentro como fuera de un entorno de entrenamiento:

  1. La motivación inspiracional:

    Proporcionar retroalimentación de refuerzo incluye reconocer lo que hace un atleta a través de elogios verbales y no verbales o declaraciones positivas.

  2. La consideración individualizada:

    Esta es una mentoría informal de igual a igual, que puede aumentar las oportunidades de igualar a los atletas en base a otras características que pueden promover la calidad de tutoría entre compañeros dentro y fuera del entrenamiento.

  3. La influencia idealizada:

    Se da a base de modelado de roles (personas que buscan orientación, apoyo y asesoramiento) y ser un ejemplo. Los atletas que sean líderes deben brindar ejemplos de conducta y liderar en base a los mismos[11].  Además de que los EFA son modelos a seguir, ellos mismos, pueden promover este comportamiento de liderazgo a los demás atletas.

OPORTUNIDADES DE LIDERAZGO PARA CADA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO.

Los comportamientos de liderazgo más consistentes y que se llevan a cabo de manera frecuente son más automáticos[13]. Las personas necesitan desarrollar los fundamentos que se pueden practicar diariamente durante las sesiones de entrenamiento. Estas experiencias informales diarias de liderazgo establecen la base para que los atletas puedan asumir roles de liderazgo más formales. El EFA debe promover y enfatizar explícitamente los comportamientos de los atletas dentro del entrenamiento de fuerza y acondicionamiento existentes para ver el mayor efecto[14].

 

CONSIDERACIONES INDIVIDUALIZADAS: DANDO UN FEEDBACK A UN COMPAÑERO DE ENTRENAMIENTO.

A los atletas a menudo se les enseñan las claves para cualquier comienzo que hagan durante el entrenamiento. Estos mismos atletas, incluyendo a los jóvenes, también pueden ser entrenandos que tengan la responsabilidad de dar feedback a sus compañeros para darles claves. Esta práctica de retroalimentarse ayuda a mejorar el entrenamiento y también mejora la capacidad de los compañeros para comunicarse con confianza y efectividad entre los integrantes del equipo (una habilidad importante dentro y fuerza del deporte).

OPORTUNIDADES DE LIDERAZGO QUE ROTAN.

Se puede aprovechar la brecha entre los roles diarios de liderazgo informal y de liderazgo formal con roles de liderazgo temporales o rotativos. Al identificar las fortalezas de los diferentes atletas en el equipo, los EFA pueden implementar roles de liderazgo rotativo de acuerdo a los comportamientos de cada atleta, por ejemplo, los atletas más fuertes en el contexto individual pueden guiar a un atleta nuevo o en pleno desarrollo.

CONSIDERACIÓN INDIVIDUAL: EL DEPORTISTA DIRIGE UNA PARTE DE LA SESIÓN.

El  deportista puede guiar rutinas ya establecidas como el calentamiento o la vuelta a la calma.  Un ejemplo podría ser que: uno de los miembros del equipo sea responsable de guiar al equipo durante el calentamiento.  También se puede seleccionar uno o más atletas para dirigir la actividad de entrenamiento durante 10 minutos al inicio o final de una de las siguientes sesiones, así se tendrán que responsabilizar de planificar una actividad de entrenamiento.

Esto proporciona un mayor aprendizaje y compromiso para los atletas porque desarrollan sus conductas de liderazgo para un grupo grande y ayuda a los atletas a sentirse cómodos con su propio estilo de liderazgo personal.

MOTIVACIÓN INSPIRACIONAL: REFLEXIÓN DE LA SESIÓN.

Los atletas también pueden motivar a el equipo durante una reflexión al final de la sesión, de menos de 5 minutos y que puede contener los 3 siguientes puntos:

  1.     Los atletas en conjunto comparten una declaración rápida sobre cómo fue su desempeño para lograr sus objetivos dentro de esa sesión.
  2.     El EFA comparte su perspectiva de cómo estuvo esa sesión de entrenamiento.
  3.     Los entrenadores y atletas se reúnen en círculo y el atleta elegido dice algo para que todos repitan (puede cantarlo también si gusta) para dar por concluida la sesión.

Los EFA pueden mejorar la calidad de sus atletas ayudándolos a asumir responsabilidades de liderazgo durante las sesiones de entrenamiento de fuerza y acondicionamiento. El desarrollo de conductas de liderazgo se ve como un subproducto de la participación en el deporte [15]. Sin embargo, el desarrollo de estas conductas requiere educación y oportunidades para la práctica y así poder desarrollarlas de manera natural [16].

Es por ello que está comprobado que entre más atletas en un equipo demuestren conductas de liderazgo, mayor será la cohesión y el rendimiento de su equipo[17].

[1] Chelladurai P and Riemer HA. Measurement of leadership in sport. In: Advances in Sport and Exercise Pscyhology Measurement. Duda JL, ed. Morgantown, WV: Fitness Information Technology, 1998. pp. 227–253.

[2] Crozier AJ, Loughead TM, and Munroe- Chandler KJ. Examining the benefits of athlete leaders in sport. J Sport Behav 36: 346–364, 2013.

[3] Holmes RM,Mcneil M, and Adorna P. Student athletes’ perceptions of formal and informal team leaders. J Sport Behav 33: 442–465, 2010.

[4] Neubert MJ. Too much of a good thing or the more the merrier? exploring the dispersion and gender composition of informal leadership in manufacturing teams. Small Gr Res 30: 635–646, 1999.

[5] Chelladurai P and Carron AV. Athletic maturity and preferred leadership. J Sport Psychol 5: 371–380, 1983.

[6] Jowett S. Coaching effectiveness: The coach–athlete relationship at its heart. Curr Opin Psychol 16: 154–158, 2017.

[7] Rudi M and Booker R. “Managing” the coaching environment to enhance performance. Strength Cond J 20: 50–56, 1998.

[8] Idem

[9] Horn TS. Coaching effectiveness in the sports domain. In: Advances in Sport Psychology. Horn TS, ed. Champaign, IL: Human Kinetics, pp. 309–354, 2002.

[10] Jowett S. Coaching effectiveness: The coach–athlete relationship at its heart. Curr Opin Psychol 16: 154–158, 2017.

[11] Holmes RM,Mcneil M, and Adorna P. Student athletes’ perceptions of formal and informal team leaders. J Sport Behav 33: 442–465, 2010.

[12] Bandura A and Cervone D. Self-evaluative and self-efficacy mechanisms governing the motivational effects of goal systems.J Pers Soc Psychol 45: 1017–1028,1983.

[13] Fitts PA. Human Performance. Belmont, CA: Brooks/Cole, 1967.

[14] Bean CN and Forneris T. Is life skill development a by-product of sport participation? Perceptions of youth sport coaches. J Appl Sport Psychol 29: 234–250, 2017.

[15] Voight M. Leadership education and development for strength and conditioning professionals and team leaders. Strength Cond J 36: 52–62, 2014.

[16] Bean CN and Forneris T. Is life skill development a by-product of sport participation? Perceptions of youth sport coaches. J Appl Sport Psychol 29: 234–250, 2017.

[17] Idem

diciembre 1, 2021

0 respuestas enESTRATEGIAS PARA AUMENTAR EL COMPORTAMIENTO DE LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL DE LOS ATLETAS"

Leave a Message

X