Contacto: +52 55 4404 9942 | web@amedweb.com

Iniciar Sesión

Algunos errores a la hora de hacer la dieta

Algunos errores a la hora de hacer la dieta. En el empeño por perder peso, muchas son las cosas que hacemos mal, por ello en esta ocasión queremos darte algunos consejos para evitar verdaderos errores en lo que a la alimentación se refiere.

Algunos errores a la hora de hacer la dieta

Dejar de comer suele ser la solución más recurrente a la hora de buscar recuperar el peso tras las fiestas o cualquier otra razón que haya causado que nos excedamos en el consumo de calorías por una temporada. Esta opción es un error, pues pasar hambre es lo peor que podemos hacer a la hora de mantener nuestro peso. Ya sabemos que lo ideal a la hora de mantener una buena alimentación es planificarnos bien y tener variedad en los alimentos para mantener los niveles que el cuerpo necesita para realizar sus funciones.

  • Alimentación restrictiva

Uno de los errores más habituales es adoptar una forma de alimentación restrictiva en la que se descartan algunos tipos de alimentos. Nunca debemos privar al organismo de un determinado tipo de alimento, pues podemos disminuir ciertos niveles de nutrimentos que nos aporta ese alimento y generar de este modo desajustes. Además, estas medidas restrictivas infundirán en nosotros una presión tan elevada que al terminar la dieta comeremos más cantidad de ese alimento, aumentando de nuevo de peso sin darnos cuenta.

  • Pasar hambre

Es otro de los errores. No es necesario pasar hambre para adelgazar y comer muy poco o solo realizar una comida al día. Lo peor que le podemos hacer al organismo es pasar hambre, ya que al recibir alimento lo almacenará en forma de grasa para futuros episodios de hambre. Es decir, el metabolismo se ralentiza, quemando muchas menos calorías. Por ello, es importante realizar unas cinco comidas al día para mantener el hambre alejado de nosotros. Eso sí, las comidas serán moderadas y con alimentos adecuados para mantener el peso.

  • Dieta sin ejercicio

Realizar dieta sin llevar a cabo actividad física es un error que solemos hacer muchos de nosotros. Es importante que cuidemos la alimentación, pero también la actividad física. Apuntarnos a un gimnasio y realizar una actividad de acuerdo con nuestros gustos y condición física es una buena alternativa.

  • Realizar las dietas sin supervisión

Caer en la tentación de realizar las dietas de moda que nos recomienda un compañero del trabajo o del gimnasio o hacer la dieta de turno que hemos visto en una revista es algo muy habitual a la hora de ponernos a perder peso. Esto es un gran error, ya que no existe una dieta general para todo el mundo, pues cada persona tiene un estilo de vida, y por eso es necesario que siempre nos pongamos en manos de un especialista que nos asesore y controle el tipo de dieta que vamos a seguir.

Es importante tomarlo en cuenta y no cometer estos errores, ya que una dieta correcta debe contener todo tipo de nutrimentos en su justa medida. Una buena combinación de dieta adecuada y ejercicio será la mejor herramienta para mantenernos en forma y controlar nuestro peso de la manera más sencilla y cómoda posible.

¿Cómo incluir frutos secos?

Sabemos que los frutos secos son valiosos aliados de la salud debido a su alta densidad nutritiva, pues concentran grasas buenas, minerales, vitaminas, fibra y antioxidantes. Sin embargo, aunque sabemos su gran calidad nutrimental muchas veces no sabemos cómo incluir frutos secos en la dieta.

A continuación, te damos algunos trucos para lograrlo:

  • Mezclar nueces, almendras o avellanas con tu yogur o leche de la mañana.
  • Añadir frutos secos a los licuados que realizas en la merienda o desayuno.
  • Mezclar cacahuetes, piñones o nueces con tu relleno de pastas o carnes.
  • Incluir los frutos secos como parte de una ensalada, pues añadirá buen sabor, mucha textura y grandes nutrimentos.
  • Elaborar salsas que incluyan frutos secos como ingredientes, por ejemplo: salsa de nueces y setas, cacahuetes con perejil, entre otras.
  • Utilizar frutos secos picados para rebozar verduras, carnes u otras.
  • Preparar una pasta de avellanas, nueces o cacahuates para untar tostadas por la mañana.

Las opciones para incorporar frutos secos a la dieta diaria son muchas, y con sólo optar por uno de estos consejos y añadir unas cinco nueces, almendras u otro fruto seco cada día, se pueden lograr los beneficios que sus importantes nutrimentos pueden ofrecer al organismo.

Importancia de elegir alimentos sanos

Una buena dieta comienza en el supermercado. Saber elegir los alimentos para hacer las comidas es el primer paso fundamental para equilibrar nuestra dieta. Evitar los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y sal va a ser una premisa básica, pero veamos algunos puntos más: Elige alimentos frescos siempre que puedas: verduras, hortalizas, fruta, carne, pescado; todo alimento fresco sabe mejor y tiene mejor composición nutrimental.

La ensalada es un primer plato perfecto, y no solo hablamos de lechuga, tomate y aceitunas. Podemos preparar una ensalada con muchísimos ingredientes: quesos, salmón, maíz, frutas. Esta opción evita como primer plato a preparaciones más calóricas y también nos proporciona cierto efecto saciante para que en el segundo plato y postre no nos pasemos con las calorías. Sin olvidar que los ingredientes de la ensalada nos van a proporcionar muchas vitaminas, minerales y fibra.

Añade fruta a tu vida.

Al menos hay que tomar tres piezas de fruta al día. Simplemente con hacernos un zumo de naranja en el desayuno ya estaremos consumiendo dos de esas piezas. Otro punto clave es la variedad, no comer siempre la misma fruta porque habrá limitación con el aporte de micro-nutrimentos. Elegir la fruta de temporada es la mejor opción y también la más barata.

Olvídate de zumos preparados y bebidas azucaradas.

Tanto zumos como bebidas gaseosas tienen gran cantidad de azúcares simples que merman la calidad de nuestra dieta. El agua natural es la mejor forma de hidratarnos, sin gases, sin azúcar (calorías extra) añadido y facilita la digestión. Y si podemos evitar el alcohol, mejor, aunque “alguna” cerveza o vaso de vino en las comidas no nos hará mal.

Elige carne y pescado bajo en grasa.

Ya sabemos que las carnes son más buenas si tienen mucha grasa, pero acostumbrarnos a comer carne grasa hará que los niveles de ácidos grasos y colesterol se desequilibren. Carnes como el pavo, pollo o zonas con poca grasa del cerdo y res son la mejor elección. Igual con los pescados, aunque los azules tienen muchos beneficios por el omega-3, también tienen mayor cantidad de grasa.

Si se trata de elegir grasas para la dieta, que sean a base de aceite de oliva y frutos secos. Es mejor aceite de oliva que mantequilla y mejor frutos secos para un aperitivo.

Hábitos saludables a la hora de comer

Uno de los peores hábitos del siglo XXI a la hora de sentarnos a la mesa es comer rápido. Hay que evitar a toda costa que la comida sea una competición en la que queremos acabar lo antes posible. Nuestro cuerpo necesita que le introduzcamos los alimentos poco a poco, para no sobrecargar el sistema digestivo.

Tómate tiempo para comer, si tardas menos de 15 minutos en levantarte de la mesa, entonces necesitas bajar la marcha. Apúntate a lo que ahora se conoce como “slow food”, comer despacio, disfrutando de la comida y los sabores.

  • Acostúmbrate a comer sin sal: Sobre todo si la comida ya lleva sal de por si. Un exceso de sal en la dieta puede favorecer la aparición de hipertensión. Solo con los alimentos, nuestro cuerpo ya tiene el sodio diario necesario, no hace falta añadir más.
  • Reduce los alimentos fritos: La fritura multiplica hasta por 10 la cantidad de calorías de un alimento. Debe ser una técnica de cocinado muy esporádica en tu cocina, no más de 1-2 veces por semana. Utiliza técnicas de cocción como la plancha, el vapor, microondas u horno, cocinan los alimentos sin necesidad de añadir calorías extra a tus platos.
  • No te saltes el desayuno y haz cinco comidas al día: El organismo necesita empezar la mañana con gasolina para rendir. Para la mayor parte de nosotros las primeras horas es donde más energía necesitamos, sin embargo desayuno y media mañana son las comidas que más se salta la gente, lo que hace que aparte de poder rendir menos y estar más cansados, lleguemos a la comida principal con demasiada hambre.
  • No comas hasta estar lleno:En el momento en que sientas que tu estómago está lleno, puedes apostar en que te has pasado con la calorías. Por eso el punto anterior de las cinco comidas es tan importante.Seguro que con estos consejos fáciles de llevar a              cabo y muy generales, tu dieta se equilibrará y mejorará. Lo más difícil es concienciarnos, elige productos de calidad nutrimental, no caprichos y antojos.

¿Quieres conocer más sobre éste tema y complementar tus conocimientos? Conoce nuestra oferta de cursos:


Síguenos en nuestras redes sociales:

 

septiembre 27, 2021
X